lunes, 16 de marzo de 2009

-"¡Yo Soy Político y No un Mero Técnico!"

<--Lo que Natura non da, Salamanca non presta........................Platón-->





¿Político tú,de cuál "Salamanca" saliste?
Lecturas de segunda o de tercera mano, del tipo teléfono descompuesto, atribuyen al filósofo griego Platón la idea de que en actitud de elitista soberbia , defendía la tesis clasista de que los ricos debían gobernar.
Cuando Platón discriminaba las funciones dentro de una “polis” ( sintetizando el término en forma muy barata como”ciudad-estado”) distinguía a quienes en función de sus conocimientos y virtudes debían ejercer el poder político dentro de una comunidad. Así los denominados Filósofos eran los encargados de Gobernar; la Defensa quedaba para los soldados; y la Producción desempeñada por artesanos.Una cuarta clase, la de los esclavos - que la Antigüedad no alcanzó el grado de desarrollo como para reflexionarla ni sentirla en su humana dimensión- tomaba por imposición coaciva toda labor que se considerase indigna de hombres libres .
A impresión fugaz, uno sería llevado a pensar, qué racista es el famoso Platón.Tan idealista que se le cualifica.
No en vano admiraba, siendo ateniense, a la autocrática Esparta y, para muchos pensadores posteriores, nutrió el pensamiento hitleriano. Ya incursionando en una penetración mayor, en “Las leyes” y en “La República”, se descubre la esencia de su pensamiento.Se trata de obras explicativas. Ensayos, diríamos hoy.Un modelo teórico sobre la organización social que luego generaría o no praxis. No será por cuna que el ciudadano de los “demos” será Gobernante-Filósofo , Hoplita o Agricultor. Lo era -valga los libros principales del maestro de la Academia- por la formación recibida. Un político había accedido al saber supremo, más vasto y complejo, a la Filosofía (“Amor al saber”) en tiempo que el término se tomaba como plenitud. El soldado se había perfeccionado en la agela, con la Gimnasia (de gymnos, cuerpo desnudo; desarrollando su físico y practicando actividades presididas por las “musas”) .El labrador…no necesitaba educación, salvo algunas destrezas artesanales dejadas en manos de la tradición refleja. Se trataba pues de una educación aristocrática, de “aristos” o sea orientada a formar “los mejores” Pasaron los siglos.Muchos.Vino otra visión de la democracia, no la griega, aunque hundiendo sus raíces en ella. Educación Popular, cuestión que todos pudieran ser “aristos”. Hoy no se exige demasiado para ser Gobernante-Filósofo.Para ser médico, carpintero arquitecto, electricista ingeniero, maestro, informático, hay que salir, necesariamente, con el diploma habilitante de la Universidad, UTU,IFD o de una Academia reconocida.Para ser político ¡no!. Alcanza con que lo voten o figure en una plancha electoral. Incluso, entre otras razones, el aumento de la polación imideen las democacias contemporáneas la expresión directa de la ciudadanía en uel agora o plaza pública, quedando el ocasional resabio de los referendums y plebiscitos.Por eso se le agotó la paciencia al Colegio de Abogados del Uruguay que pidió que “Las leyes” (no las de Platón) se redactaran mejor; y la Opinión Pública que jerarcas de Estado no escribieran con faltas de ortografía, ni que senadores destratasen el idioma nacional en sus coloquios.Algo similar a la falacia intepretativa sobre Platón le ocurrió al Dr.Luis Alberto de Herrera por aquello de que l hijo de zapatero, zapatero debía ser,como congelando las justicieras posibilidaes de ascenso y dinámica social, tan distante del pensamiento del caudillo nacionalista. Solo advertía que “vaca que cambia ‘e querencia se atrasa en la parición”…y que uno de los caminos de la felicidad es ser fiel y encariñado depositario de un estilo de vida, sin que ello implique no seguir la sagrada ruta del advenimiento de una diversa y nueva vocación.

2 comentarios:

filomeno2006 dijo...

Doy Gracias a Zeus ( o a la Naturaleza) por ser griego y varón (Platón dixit, según Lactancio)

Alfredo Saez Santos (Charo) dijo...

Todavía los griegos no sabían nada de XX y XY.
Yo, no obstante, admiro sus mitos.
Atte-